¡Dile NO a los dolores de espalda!

Los dolores de espalda casi siempre vienen cuando uno ha tenido una caída años atrás o quizá haya levantado algún objeto de una mala manera o pueda que estés tratando con una enfermedad degenerativa como la artritis. Hasta cosas habituales tales como una mala postura ya sea en el trabajo, a la hora de dormir, etc. Sea cual sea la causa una vez que tengas dolores de espalda, puede que sea difícil el aliviarlo. Como en un  artículo anterior mencionamos que casi el 80% de personas a nivel mundial tienen dolores de columna.

  1. Enfríalo: El hielo es lo mejor en las primeras 24 y 48 horas después de una lesión porque ayuda a reducir la inflamación. Cabe recordar que a pesar que el calor te hace sentir bien porque ayuda a encubrir el dolor y de paso a relajar los músculos, el calor realmente inflama los procesos inflamatorios. Después de las 48 horas puedes cambiar al calor si prefieres. Si usas calor o hielo, cerciórate de retirarlo después de 10 a 20 minutos para dar descanso a la piel, recuerde ir lo más pronto posible a un especialista quiropráctico.
  2. Mantente en movimiento: Nuestra columna vertebral es como el resto de nuestro cuerpo, está hecho para estar en movimiento. Sigue realizando tus actividades diarias. Tiende tu cama, ve a trabajar, saca a pasear al perro. Recuerda seguir practicando ejercicios de aeróbicos, los deportes como natación, ciclismo y caminatas pueden mantenerte a ti – y a tu espalda – más dinámico. Solo que no te excedas.
  3. Estírese: No te condenes a estar sentado en tu escritorio todo el día. Párate cada 20 minutos o menos y estírate hacia el otro lado del cual estabas sentado. No olvides tampoco de estirar tus piernas. Muchas personas encuentran alivio al dolor de espalda haciendo una rutina regular de estiramiento, como también practicando yoga. Recuerde siempre estirar antes de realizar alguna actividad física.
  4. Piense ergonómicamente: Diseñe su propio espacio de trabajo así ya no tendrás que encorvarte para poder ver el monitor o estirar tu mano para agarrar el mouse. Use una silla que le permita apoyar la parte baja de la espalda y te permita mantener los pies fijos en el suelo.
  5. Cuida tu postura: El encorvamiento hace trabajar al máximo tu espalda debido al peso que trae hacia adelante. Se especialmente cuidadoso con tu postura cuando levantas objetos pesados. Nunca se incline desde la cintura, mejor es doblar y enderezar las rodillas manteniendo la columna derecha con sus 3 curvas.
  6. Use zapatos de taco bajo: Reemplace sus zapatos de taco alto por tacos bajos. Los tacos altos crean una postura inestable e incrementan la presión en la parte baja de tu columna vertebral. De acuerdo a una investigación, casi el 60% de las mujeres quienes constantemente usan tacos altos se quejan de un dolor en la parte baja de la espalda.
  7. Bote el hábito: Fumar puede incrementar el riesgo de padecer osteoporosis de la columna vertebral y otros problemas relacionados al hueso. Un estudio encontró que los fumadores están más propensos de tener un dolor en la parte baja de la espalda a comparación de las personas que no fuman.
  8. Cuide su peso: Haz dieta o ejercicio para mantenerte dentro del rango de peso ideal. Estar en sobrepeso hace que tu columna vertebral trabaje en exceso.
  9. Hágase ver: Una de las soluciones más eficaces es el asistir a un centro quiropráctico. Usted debería pasar por una respectiva consulta en la cual podrá saber cuál es el estado exacto de su columna vertebral y la razón por el cual aqueja ese insoportable dolor de espalda.

 Lo invitamos a QuiroVida a hacer una consulta de cómo se encuentra la salud de su columna vertebral, mejor prevenir que lamentar.


ESCRIBE Y PRESIONA ENTER PARA REALIZAR LA BÚSQUEDA